viernes, enero 29, 2010

Esta semana en la Noche más Negra – Parte 26

Última semana de enero, y aquí está el resumen de lo que sucedió esta semana en La Noche Más Negra. Como era de esperar, al ser la última semana del mes aparecieron comics realmente imperdibles, sorprendentes, ineludibles... y también salió uno evitable. Pasemos a los comentarios...

Salió "Blackest Night: JSA #2", y no defrauda en lo absoluto. Ahora bien, aclaro esto: no defrauda porque cuando leimos la primera parte de esta miniserie no sentimos más que una acumulación de decepciones y era de esperar que ese sentimiento siguiera aquí. A esta altura del evento seguir leyendo historias recetadas de héroes contra zombies de su pasado es totalmente contraproducente (por más que alguno podrá decir que este evento no es otra cosa que eso).
Podemos resumir lo que pasa en estas páginas como que la JSA se enfrenta con los Linternas Negros, cayendo en una trampa que los hará enfrentarse en el próximo capítulo con el Superman de Tierra-2 Creo que lo más significativo que dejará esta miniserie será el cambio de uniforme de Jesse Quick. James Robinson vuelve a causarnos sorpresa (no en un buen sentido) con un comic como este, que aunque el arte sea bueno no nos alcanza para sentirnos satisfechos.

También salió el último de los comics revividos del mes: The Atom and Hawkman #46. Este comic está escrito por Geoff Johns, y evidentemente él iba a hacer que en estas páginas pasara algo fundamental para la resolución del conflicto del evento. Y vaya si lo hace. El relato se desprende directamente desde el final del Blackest Night #6, viendo cómo Ray Palmer se ajusta a su nuevo rol como Linterna Indigo. Resultan muy buenas las primeras páginas como resumen conciso y eficaz de la historia de Atom, via el anillo índigo hablándole a Ray. Para aquellos que no están familiarizados con este personaje, Johns nos da puntualmente lo que sí o sí tenemos que saber, ya que lo que sucede en estas páginas está vinculado directamente con la Identity Crisis y con la mini Sword of The Atom (Y realmente no sé por qué no se optó por revivir un nuevo capítulo de Sword of The Atom en vez de The Atom and Hawkman, teniendo en cuenta lo relatado en este comic). Johns lo hace de nuevo, como lo ha hecho con otros personajes "de segunda línea" en el DCU: lo toma, se concentra en su esencia, lo eleva a niveles que no ha tenido últimamente (o nunca) y lo transforma en un personaje que realmente nos importa.
Ray resulta ser un protagonista muy fuerte en este capítulo (y en consecuencia en el evento), y concluimos que Blackest Night será para Atom nada más y nada menos que un final con una recompensa digna para ese largo e intrincado viaje emocional que comenzó allá en la Crisis de Identidad. Este comic comienza a responder a esa pregunta que todos nos venimos haciendo desde que empezó este evento: ¿Cómo van a hacer para que todos los héroes zombificados vuelvan a su estado normal?. Insisto, Atom pasa a jugar en primera (o vuelve a hacerlo), un lugar que desde hace rato le estaba negado. Sólo hacía falta un guionista que le tuviera algo de compasión, tanta como la que irradia su anillo. No se pierdan de leer este comic, que es importante. Y antes de terminar, es destacable el arte de Ryan Sook en estas páginas.

Por último salió el Green Lantern #50. Para muchos, este capítulo aniversario de Linterna Verde podría ser llamado Blackest Night #6,5, ya que lo que sucede en este número es de vital importancia para el evento. Es el capítulo de la mini que no salió este mes. Pero a su vez y por lo que acontece en estas páginas es una pieza esencial dentro de la historia general de Hal Jordan. Johns vuelve a entregarnos en estas páginas una obra majestuosa, redondita, bien pensada y mejor ejecutada. Quizás lo único que podríamos marcar como no satisfactorio en un contexto general es la portada oficial (no la alternativa de Jim Lee que sería a mi modo de ver la portada perfecta para este comic). Cuando desde la portada te avisan que Parallax revive, evidentemente hay un giro en el relato que te están revelando y así la sorpresa se pierde. Aún así este capítulo es excelente, porque como se dice por ahí no importa la meta sino el camino. Continua al igual que The Atom and Hawkman #46 inmediatamente después de la introducción de los nuevos portadores de anillos presentados en el Blackest Night #6. En un comienzo vemos cómo cada portador encara la batalla en Coast City, y el conflicto interno que siente Hal al ver a Lex Luthor y al Espantapájaros esgrimiendo sus anillos. Esto no dura mucho, ya que el Linterna Negro Espectro llega para empeorar las cosas.
Y entonces el comic se transforma en una increíble batalla (digna de una Crisis) entre el Espectro y los diversos Linternas. Y obvio, si están Hal Jordan y el Espectro... poco falta para que aparezca Parallax, ¿no?. No cuento más de esto. No sólo Geoff Johns hace un trabajo magistral en estas páginas, sino que Doug Mahnke lleva su arte a niveles épicos. Cada mes que pasa su arte se eleva más y más, transmitiendo la esencia de los linternas, el peligro de la lucha, la tensión del momento... Un comic imperdible, de esos que te dejan sin respiración. Y habría que ir juntando bronce para hacerle un monumento a Geoff Johns en las puertas de DC, ¿no?

3 comentarios:

Mariano P. A. dijo...

"no importa la meta sino el camino"

Exactamente eso pienso, lo interesante no me parece en este caso lo que pasa, sino cómo, por qué y para qué, y cómo se resuelve, claro, en los próximos números.

Buen resumen, saludos!

Anónimo dijo...

me aburre la bn, lo mejor; los corps. hal y barry deberian seguir muertos

Torkaerius dijo...

Esa última frase de tu post es tal cual :)